sábado, 12 de outubro de 2013

Behind the Candelabra

El hombre del piano. Douglas habla con Soderbergh en pleno rodaje. (HBO) Ampliar

El hombre del piano. Douglas habla con Soderbergh en pleno rodaje. (HBO)

El hombre del piano. Douglas habla con Soderbergh en pleno rodaje. (HBO)

  

STEVEN SODERBERGH

"Estaban dispuestos a saltar del precipicio"

El director, que anunció su retiro del cine, habla de las jugadas escenas de Michael Douglas y Matt Damon, que componen a Liberace y su amante Scott en "Behind the Candelabra", ganadora de 11 Emmy, que HBO estrena hoy.
          
Terminar algo ahí mismo donde comenzó puede dar sentido de inacción, de estancamiento, de falta de progreso. No en el caso de Steven Soderbergh. El director se lanzó internacionalmente con sexo, mentiras y video ganando la Palma de Oro en el Festival de Cannes con su opera prima en 1989, y cerró -en apariencia- su carrera cinematográfica como director en la misma muestra en mayo, con Behind the Candelabra, sobre la relación de Liberace y su amante y pareja Scott Thorson, que produjo HBO, y que se estrena en la pantalla chica sin pasar por los cines argentinos hoy, por HBO HD, a las 21, y repite mañana a las 22 por HBO.
“No es frecuente que uno tenga la oportunidad de crear este tipo de simetría -decía el director de La gran estafa en diálogo con la prensa internacional en Cannes, tras la proyección del filme-. Y no deja de ser divertido pensar cuánto tiempo pasó desde entonces.” No tanto, a decir verdad. Fueron 28 filmes en 24 años. Soderbergh es uno de los más prolíficos realizadores, y uno de los pocos que cuenta con la habilidad de narrar dramas, thrillers y comedias sin dejar de marcar su huella en cada uno de los proyectos.
Teniendo tantos proyectos, ¿por qué te decidiste por esta historia de amor?

Fue un impulso, primero, que igualmente tomo muchos años concretarlo. Estábamos con Michael (Douglas) en el auto, parados en medio del tráfico en Cincinnati, Ohio, hace trece años. Y lo miré, y hasta el día de hoy no sé por qué ocurrió esto, pero le dije: “¿Alguna vez pensaste en hacer el papel de Liberace?”. Y aunque más tarde él dijo que pensó que sencillamente yo estaba bromeando, me respondió “No, no lo he pensado”, pero de inmediato lanzó una imitación de Liberace. Y allí mismo lo acribillé con que “¿sabés?, es algo que deberías pensar”. Y así pasaron los años. No sé si él pensó que yo hablaba en serio o… Pasó el tiempo, estaba sentado con un amigo mío en Nueva York, un amigo escritor, seis o siete años después de aquella conversación, y le comenté que había estado pensando acerca de un filme sobre Liberace, pero no sabía cómo hacerlo.
¿Qué era lo que no encontrabas?

No sabía sobre qué trataría la historia, porque él tenía una vida tan interesante, y no le encontraba mi ángulo. Hasta que mi amigo me abrió los ojos y me habló del libro. “¿Qué libro?”, le dije. “ Behind the Candelabra ”, me respondió. El autor era Scott Thorson, este hombre joven con quien él vivió. Así que leí el libro y pensé: esto me resuelve el problema, él tenía las puertas y es mi modo de ingresar a la historia de Liberace. Y allí empezó esto, y ha sido un largo proceso de tener el guión escrito y luego tratar de obtener los fondos. Y luego Michael se enferma de su cáncer en la garganta, y tomó un tiempo seguir, pero estoy contento de que haya funcionado de este modo, me alegro de que funcionara. Por el momento siento que es mi último filme, porque eran Michael y Matt (Damon), y era un tipo de filme que no había hecho antes.
¿Cómo definirías a tu película? ¿Con qué cine la podrías relacionar para decir que era un filme del tipo que no habías hecho antes?

Era una especie de melodrama al estilo de Douglas Sirk, de alguna manera, y ésa es la clase de película que verdaderamente me gusta, y el tipo de película con la cual he estado involucrado como productor. Pero fue realmente divertido lograr hacer esta clase de melodrama, digamos… ¿Opulento?

Opulento, sí. Opulento.
La película sigue a Liberace y cuenta cómo conoció a Scott y le cambió la vida de manera radical. El músico Liberace (Wladziu Valentino Liberace) supo mantener su vida privada lejos de la consideración pública, hasta lo que pudo. La película -ganadora de once premios Emmy, entre ellos al mejor filme, director y actor (Douglas)- muestra la relación entre apasionada y enfermiza de los personajes envueltos en pieles en los años ’70 y sometiéndose a costosas cirugías estéticas. Liberace, para aparentar más joven, Scott, para que luciera como una versión joven del músico. Douglas y Damon debieron usar prótesis y enormes capas de maquillaje para la transformación.
Douglas y Matt Damon tienen escenas bastante jugadas, inclusive para el standard de estrellas hollywoodense.

Pienso que en el caso de los actores, es sencillamente más fácil cuando vos, especialmente en una película como Candelabra, en la cual ves lo que Michael y Matt tienen que hacer… Yo afirmaría que estaban dispuestos a saltar del precipicio, porque había mucha confianza entre ellos y yo, y creían que yo los cuidaría. De modo que cuando ves la película, es una película muy íntima y emocional, y hay una suerte de disposición a la apertura. A lanzarse. Pienso que tiene que ver con el hecho de que todos nosotros trabajamos juntos antes, y todos estábamos cómodos con lo que teníamos que hacer. Y estoy verdaderamente feliz con eso. Pienso que la gente se sorprendería de lo emotiva que es la película.
Behind the Candelabra incluye escenas de desnudos y sexo. Matt Damon bromeó durante la presentación del filme acerca de las escenas íntimas con Douglas. “Ahora tengo cosas en común con Sharon Stone y Glenn Close. Podemos vernos un día y contarnos historias”.

Um comentário:

Mariana Hernández disse...

Odio que las etiqueten así, como una película gay, es como decir películas heterosexuales. Pero ya hablando de la película, es una muestra de una sociedad cerrada que aún no ha cambiado. HBO hizo una excelente biopic, es cómica y a la vez sensible. Muy recomendable.